Gestores de contraseñas para recordar tus claves

Un gestor de contraseñas es una herramienta que almacena datos sensibles como contraseñas de usuario, claves secretas, números de cuenta, códigos de tarjetas, etc. Esa información hay que guardarla en algún sitio, en especial si no quieres recordar todos esos datos. Uno de los lugares más seguros para ello es el gestor de contraseñas, especializado en esa tarea tan importante.

Por defecto, los sistemas operativos de nuestro ordenador, tablet o teléfono móvil guardan nuestros datos, al menos aquellos que utilizamos directamente en el dispositivo, como contraseñas de correo electrónico, la clave WiFi o un número de tarjeta de una compra en el navegador web. Sin embargo, no es fácil de acceder a estos datos y muchas veces están desordenados. De ahí que te recomendemos herramientas especializadas como los gestores de contraseñas.

Los hay para todos los gustos, pero los mejores tienen varias cosas en común: son multiplataforma, ofrecen una versión gratuita y funciones adicionales de pago, sirven también para guardar otros datos además de contraseñas y los datos se cifran y se protegen desde tu dispositivo aunque se sincronicen online.


LastPass

Uno de los gestores de contraseñas más populares es LastPass. Empezó como un complemento para el navegador, mejorando la gestión de contraseñas por defecto de los navegadores. Con el tiempo, se ha extendido a los dispositivos móviles, así que con tu usuario de LastPass tendrás a buen recaudo todas tus claves y datos sensibles en todos tus dispositivos.
Además de contraseñas, permite guardar notas seguras y formularios, así que podrás almacenar datos de compras o claves de programas, entre otros datos. Además de guardar las contraseñas, también las genera, pudiendo personalizar su extensión para hacerla más segura.
Entre sus características de seguridad, ofrece cifrado AES-256 bits para las contraseñas, autenticación en dos pasos y el cifrado/descifrado es local, es decir que la información sincronizada en sus servidores no está desprotegida.


Dashlane

Aunque no tan veterano como LastPass, este gestor de contraseñas se ha ganado un lugar gracias a su facilidad de uso y a la facilidad para gestionar las claves y guardarlas cuando las estás usando por primera vez.
Como en el caso anterior, Dashlane es compatible con la mayoría de sistemas operativos de escritorio y móviles y se integra muy bien en los principales navegadores, de manera que cuando rellenes un formulario o hagas sesión en un servicio online, Dashlane te preguntará si quieres guardar los datos para el futuro.
Además de contraseñas también guarda notas, números de cuenta o tarjetas, claves de programas, etc.


Enpass

En Enpass encontrarás otro poderoso aliado para recordar y mantener guardadas tus contraseñas.
Tanto en versión cliente de escritorio como en extensión para el navegador, podrás guardar toda clase de datos. Es más, la propia app te ofrece categorías para ello. Al igual que LastPass, utiliza cifrado AES-256, y como aliciente, permite importar contraseñas de otros gestores y para sincronizar los datos entre dispositivos utiliza servicios en la nube de terceros, así que podrás aprovechar tu cuenta de Dropbox, Drive, OneDrive, iCloud, OwnCloud o Box. La sincronización es opcional y, en cualquier caso, los datos vienen cifrados desde la aplicación para mantener la seguridad.


Zoho Vault

La suite de herramientas online Zoho cuenta con un gestor de contraseñas, también online, para que guardes tus claves directamente desde el navegador y desde su app móvil.
Zoho Vault sigue la filosofía de toda la suite del mismo nombre, por lo que puedes usar esta herramienta para ti mismo o para compartir en un equipo de trabajo, muy práctico para servicios compartidos en un mismo departamento o compañía.
De ahí que ofrezca funciones para controlar quién ha accedido a las contraseñas. Por lo demás, es tan segura como las anteriores, con cifrado AES-256.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercita tu cerebro con estas siete actividades

Cómo crear un USB de arranque para instalar Windows o Linux

Cómo cambiar el idioma de Microsoft Office 2010